En inglés, querer y amar son la misma mierda

Hedonismo en párrafos se torna internacional. En exclusiva, llegan relatos desde la enigmática India por parte de un ingeniero administrativo y cronista empírico que les aseguro, escribe mejor que el 87% de los comunicadores sociales – periodistas que conozco (pero en todo caso eso no es una novedad por la triste realidad del gremio del “cuarto poder” en nuestro país).

Menudo dilema: querer y amar en inglés son la misma jodida cosa, tienen el mismo peso. Qué complejo sería si nuestro vocablo no tuviera la variación en menor grado del “te amo”. De igual manera, el siguiente texto les explicará cuál es el “amor” verdadero en la vida, en donde los adjetivos “querer” y “amar” no bastan para suplir una necesidad lingüística y terminan careciendo de poder y peso calificativo en este mundo incoherente. No lloren a su novio/novia, lloren esto:

Por: Pablo Mejía Valencia

Me hubiera gustado verme la cara cuando la niña más linda me dijo que me amaba; sucedió esta tarde, pero como es costumbre, en vez de derretirme a sus encantos, la abrace sin decir nada para evitar cualquier comentario que tuviera que sostener en el tiempo. ¡Jugué fácil!

 Se llamaba Mónica y creo que su mirada era la fuente de todos sus encantos. Una mirada tan profunda, que tardaría una vida entera tratando de resolver sus enigmas, para así poder entregármele a ella, entenderla y servirle de apoyo.

Bailamos toda la mañana y hablamos un poco en la tarde, siempre con el mismo semblante, y a pesar de su humilde vestuario, reflejaba una personalidad bastante sobria; incluso cuando otras mujeres se me acercaban, convencida de sus atributos como mujer y de el hechizo que estaba provocando su mirada.

No me hizo muchas preguntas y eso se me hizo raro para una mujer que me había dicho que me amaba; ella no sabe si estudio o si trabajo, tampoco si prefiero el color azul; Me pregunto mi nombre sin importar mi apellido, y poco le importo el motivo que trajo a este mono de ojos verdes a la India. Ese misterio casi me vuelve loco, sobre todo porque era la segunda vez que Mónica me dejaba con la boca cerrada.

Por un momento sentí el impulso de decirle que yo sentía lo mismo; la cabeza me daba vueltas por entender lo que esta niña me hacía sentir, me inspiraba la ternura del “te amo” y la compasión de un “te quiero”. El único problema es que en inglés, te quiero y te amo son la misma mierda. No hubo ninguna otra palabra que me convenciera más que el “I Love You”, y que me ayudara a resolver qué decirle a esta niña tan hermosa.

Los ojos son el espejo del alma y reflejan lo más sincero de nuestra naturaleza, a veces revestida de una coraza tan compleja, que somos capaces de llorar de alegría o de tristeza para dejar fluir los poderes que se le escapan a nuestros ojos.

Quién era yo para hacer llorar a Mónica, ¿solo por la curiosidad que escondían sus ojos? Sobre todo para una mujer de pocas palabras, capaz de detectar cualquier tipo de atajos que yo estaba tomando para obtener mis respuestas.

En el amor no hay atajos, así como la mirada no dice nada distinto a lo que está en nuestro corazón. Me enteré que Mónica tenia VIH sida; contagiada por su propio padre, y que el azar que traía nuestro encuentro, era que Mónica se encontraba ahora en adopción luego de que su padre, quien la contagio, asesinara brutalmente a golpes a la mama de Mónica. Así que nos conocimos en el orfanato St. Catherine, cuando yo me encontraba trabajando como voluntario en un taller de arte y danza.

Entendí que cuando alguien abre su corazón hacia nosotros, lo mínimo que podemos hacer, es no agachar la cabeza como símbolo de gratitud; es por falta de este tipo de gestos que cada vez nos resguardamos más en un escudo emocional, que no estamos seguros contra qué nos está protegiendo.

Al final de tanto palabreo, de mi boca nunca salió si la quería o si la amaba, Mónica morirá muy pronto y tan solo espero que esa respuesta haya salido de mis ojos y mi mirada, esos ojos que por verdes… ¡Mónica me los pidió de regalo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s