Valdecir Sobrino Picanto: Ídolo

Por: Juan Pablo López

Levántense de sus sillas y aplaudan duro a este hombre supremo, amo de la retórica y las buenas costumbres religiosas. Quiero que celebren y le rindan tributo a este ser: El pastor Valdecir Sobrino Picanto. ¿El motivo? Que ha logrado lo que pocos de ustedes, hombres lectores, sueñan pero no consiguen jamás. Resulta que este humilde servidor de Cristo redentor, aplicó lo que pregonan las sagradas escrituras (?), le hizo creer a sus feligreses que tuvo un encuentro, una reunión con Jesús -como cuando uno se encuentra a Jesús, normal- en un burdel, donde “presuntamente” el hijo de Dios le encargo una dura y falocrática misión: difundir la leche sagrada”. 

“A menudo, después de los cultos, el pastor Valdecir llegó a llevarnos a la parte de los fondos de atrás de la iglesia y nos pidió que hiciéramos sexo oral con él hasta que el Espíritu Santo venga a través de la eyaculación”, Señaló majestuosamente una jovencita de 23 años a la que aseguran fuentes oficiales, recibió al espíritu santo con mucho gozo en su cara. Qué grande es Valdecir, todo un hito, profeta y evangelizador de las sagradas costumbres.

Lastimosamente, algunos insensatos decidieron denunciar a Valdecir, y ahora reposa su “leche sagrada” en la cárcel. Espero pues que entiendan la bella moraleja de esta perorata y sigan rindiendo culto con mucho fervor y fanatismo a estas religiones progresistas que interpretan muy bien el mensaje que nos ha dejado Diosito. Sean felices en la praxis del evangelio y agradezcan que no están en la cárcel donde fue a parar Valdecir Sobrino Picanto, puesto que apuntó: “Espero continuar con mi trabajo maravilloso dentro de la prisión”.

Twitter: @iHedonismo

En el nombre del padre, del pene, del espíritu santo, toma tu leche y amén.

Anuncios

Un comentario en “Valdecir Sobrino Picanto: Ídolo

  1. Cuando conocí este adefesio de noticia tuve que esbozar una erótica sonrisa, pues creo que si sigo como voy en mis prácticas amatorias, seré una beata antes de emigrar a la otra dimensión (no creo que alcance el estrato de santidad… tampoco, tampoco…).
    ¡Qué pervertida me volví!
    Jajajaja…
    Excelente tu columna.
    Un beso.
    Enviado desde BlackBerry® de COMCEL S.A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s