La pandemia de las “secuelitis”

Hedonismo en párrafos por fin se hizo de una crítica de cine medianamente indecente. En esta entrega, la mujer de tendencias rojas nos cuestiona nuestro gusto y sapiencia cinematográfica, mostrándonos lo atrevidos que somos  gracias al principio ignorante de ser permisivos con la mierda, o en este caso, las segundas partes.

Por: Daniela Rojas T

Se veía venir. El 2013 para sorpresa de nadie, llega repleto de secuelas. “Iron Man”, “Los juegos del hambre”, “Thor”, “300”, “Sin City” y “Duro de matar”, son  algunas de las películas que estarán lanzando este año una continuación. El mal de la secuelitis, es una pandemia de carácter mundial que muy a mi pesar está lejos de ser erradicada, y esto lo sé porque ya hasta Colombia, que aun se encuentra en una etapa cinematográfica digamos que “pueril”, para no herir susceptibilidades, también lanzó este año su primera secuela titulada “El Paseo 2”. Nefasta.

Las cifras:

  • En el 2011 se estrenaron 27 secuelas, número que costituyó  un record mundial.
  • La tercera pélicula más taquillera de la historia es “Los vengadores”, un derivado de las películas de superheroes, los personajes “secueleros” por excelencia.
  • Entre los primeros diez lugares de las películas más taquilleras sólo las primeras dos no cuentan con secuelas, al menos todavia: “Avatar” y “Titanic”.

Ahora lo invito señor o señorita usuario de Hedonismo en párrafos a que reflexione sobre lo siguiente: usted le está pagando hasta 25 mil pesos a un teatro para ver la misma trama de una película, con algunas variaciones en los personajes y “adornada” diferente, una y otra vez, porque eso son las secuelas: películas que fueron y continúan siendo éxitos de taquilla cuando ya van por la cuarta, quinta y hasta sexta entrega, pero que agotaron su argumento con la primera; son estrategias que idearon los estudios cinematográficos para extraer hasta el último centavo de ganancia que puedan con esta sencilla formulita:

1 éxito de taquilla + múltiples entregas de esa misma película con algunas variaciones + gente dispuesta a pagar por ver lo que ya vieron = miles de millones de dólares de ganancia para los grandes estudios.

Es el negocio perfecto, máxima rentabilidad con muy bajo riesgo, puesto que una secuela tiene la ventaja de que tanto el título de la película como sus personajes ya son conocidos por los espectadores, lo que reduce considerablemente los costos de mercadeo de la producción y garantiza que la gente ya ha aceptado a los personajes y la historia porque, después de todo, si la primera película no hubiera sido exitosa nadie pensaría en realizar una segunda, entonces ¿para qué apostar a una producción original?

Yo no tengo problema con que se enriquezca a costillas mías, pero por lo menos aspiro a obtener algo bueno de ello, no que me quieran vender las mismas papas con un paquete diferente, y que esperen que yo lo compre como algo nuevo. Hasta que ni empecemos a exigir calidad, los estudios no se van a arriesgar con propuestas novedosas y originales sabiendo que pueden recaudar  $1,180.4 millones de dólares con una película que va a la fija, tal y como lo hicieron con la mediocre secuela de “Los vengadores”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s