‘Chofereando’ un país

Por: Juan Pablo López

¿Pueden las declaraciones desafortunadas de un presidente afectar la imagen de todo un país y de incluso el continente? ¿Puede un hombre sin academia o episteme efectiva empírica manejar una nación? Los hechos en el actual gobierno venezolano revelan que no, y dejan a más de uno con ganas de ver cómo es que la fórmula cristiana – socialista se las arreglará para acabar con las problemáticas sociales, políticas y económicas que tiene Venezuela, ahora en manos de Nicolás (in)Maduro Moros en conjugación con el neo movimiento de izquierda que hizo famoso y enalteció el difunto demagogo y opositor del imperio: “Mico-Mandante Chávez”.

Hugo Rafael supuestamente murió el pasado 5 de marzo de 2013 por complicaciones en quién sabe qué órgano porque la opinión pública siempre estuvo más desinformada que informada al respecto por las constantes imprecisiones adrede de nuestro personajillo célebre del día de hoy. Antes de morir dejó dicho al pueblo venezolano que como heredero al trono chavista debía ser elegido Nicolás Maduro, el “hijo de Chávez”, quien no perdió tiempo para acelerar las elecciones a sabiendas (digo yo) de que más tiempo en campaña y sus estupideces le hubiesen hecho perder la dormida en el Palacio de Miraflores por los próximos años.

No hace falta escribir en el motor de búsqueda más potente “Nicolás Maduro” para que arroje resultados del tipo de “Sabemos que nuestro comandante está frente a Cristo. Alguna cosa influyó para que se convoque a un papa sudamericano, alguna mano nueva llegó y Cristo dijo: ‘llegó la hora de América del Sur’. Así nos parece”, o qué tal una igualitaria como esta “Si yo fuera homosexual, lo asumiría con orgullo a los cuatro vientos, y amaría a quien me tocara amar con el corazón, sin problemas”. Claro que uno puede ahondar más en la búsqueda y encontrar resultados más relevantes o serios, pero el hecho es que esos son y de seguro seguirán siendo los asuntos que acapararán la atención del mundo entero. Y mientras el ex judío dice cuanta desfachatez se lo ocurre, yo me pregunto ¿Qué pasa con la política interna de fondo? ¿Dónde está el análisis en profundidad, para una salvación de la futura crisis económica que se le viene a los ‘chamos’? ¿Qué países seguirán recibiendo dividendos de los “petrodólares” del gobierno del extinto comandante-presidente? ¿Cambiarán las relaciones de lagartería eufemizada en diplomacia con América Latina o los países que comparten su ideología socialista, antiimperialista y de integración?

Lastimosamente este texto deja más interrogantes que dudas resueltas. Quisiera yo dar respuestas pero parece que así seguirá siendo la política y comunicación en el país vecino, hermética, especulativa. Son entonces muchas preguntas a las cuales no se les dará respuesta, al menos no a través de los medios que en su gran mayoría, prefieren estar detrás de la próxima embarrada del ‘chofer’ que de lo realmente trascendente. Y es que de alguna forma se entiende y se les ‘perdona’. Sería imposible aguantarse titular en primera página declaraciones de semejante talante: “De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba. Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue. Yo sentí el espíritu de él, dándonos la bendición y diciéndonos que hoy arranca la batalla”. Es preocupante como la opinión pública y prensa internacional están relegando los temas importantes, creando implícitamente una especie de amnesia colectiva en el público que no está siendo consciente de los problemas que se le vienen río abajo del Orinoco y que incluso pueden afectar seriamente a otros países latinoamericanos. Aunque no es una constante, en la web también se pueden encontrar buenos análisis, como el que se publicó hace algunos meses en la versión virtual del diario español El País, escrito por el ex – presidente de Bolivia, historiador y periodista, Carlos D. Mesa Gisbert, donde pone en contexto la situación de Venezuela y augura un posible escenario post-Chávez no muy alentador. Sin embargo, el marisma de artículos entre noticias, opinión y análisis sin bases, información, ni argumentos objetivos es abismal; hecho que habla mal de la prensa, pero que de alguna forma se comprende por la coherencia de la actual administración venezolana que si a la fecha ha visto la mano amiga de Raúl mimetizando a Fidel, pues ha sido para mal.

Las percepciones en general están tan divididas como el mismo País. Opiniones totalmente politizadas y polarizadas, que en teoría no están mal, pero que no permiten vislumbrar el panorama actual y real, a tal punto que quizá un extranjero que no esté al tanto de la situación venezolana, podría llegar a confundirse considerablemente. ¿Dónde queda la confianza de inversionistas que quizá quieren apostarle a Venezuela cuando se encuentran con lo que hay en la prensa actualmente Siento que Venezuela está perdiendo por todos los flancos? Pareciera que tanto el que decide involucrarse como el que lo deja de hacer con el país vecino, también pierde con cara o con sello. Situación que me lleva a pensar e imaginarme los lamentos internos y la hipocresía que les toca fingir a otros mandatarios cuando se reúnen con el ex – bajista de la banda ‘Enigma’ (Sí, también desarrollaba la labor más subvalorada en una banda de rock).

Tema que da pie para preguntarse de nuevo, quién piensa por Maduro. Las divisiones en el chavismo cada vez son más notorias y parece ser que lastimosamente nadie piensa por él porque los resultados saltan a la vista. Yo no sé con certeza si Venezuela en manos de Capriles hubiese tenido la posibilidad de sostener lo positivo y cambiar lo malo, seguramente no, pero por lo menos sí tengo claro que la imagen del país petrolero no estaría en semejante detrimento gracias a las poco elocuentes intervenciones y flojo discurso de un hombre que hasta perdería un concurso de debates en la primaria de un colegio público.

Hice el ejercicio de buscar las noticias en los últimos meses bajo el tag de ‘Venezuela’ en el que es el periódico de referencia en Colombia, o por lo menos el que más se asemeja a uno: El Espectador. Los resultados son tan desalentadores como la actualidad de los ‘Chamos’, o este texto:

 El e 1

ele 2

 

Casi todos rayan en la vulgaridad política, pero es lo que hay, es la actualidad, y como dice sabiamente el periodista argentino Aldo Proietto: “es noticia el avión que se cae, no los que despegan”; sin embargo, no puedo dejar de cuestionar que incluso los medios internacionales le releguen los análisis ‘profundos’ al género de la opinión que de entrada ya tienen bien sesgada su visión. Y peor aún, tampoco abordan la posición u opiniones de otros gobiernos sobre sus relaciones políticas y comerciales futuras con el País que actualmente, pareciera ser que lo mejor que tienen son esos comerciales de Open English, o el pretencioso y arrogante director técnico de su selección de fútbol.

Será pues empezarle a rezar a Chávez para que interceda en el cielo, así como lo hizo con la elección del papa Francisco o con su encarnación en el pajarito, porque ante este panorama que ya ni vale la pena redundarlo con más adjetivos descalificatorios, todo apuntaría a que es inminente una caída libre de Venezuela a un abismo de crisis profundas, de las cuales difícilmente puedan revertir en el actual gobierno del ex – conductor del metro de Caracas que no ha representado muy bien al sector digno de la conducción pública en la capital venezolana. Ahora, también debemos aferrarnos a la Madre Laura para que nosotros, los países vecinos que tenemos relación con ellos, no nos veamos seriamente afectados por sus negligentes decisiones de estado.

A modo de converger las premisas anteriores, yo me inclino a decir que lo mejor que le podría pasar a Venezuela no sería que la oposición llegara al poder cuanto antes, sino un enroque milagroso en el poder cobijado por los rublos rusos y amparado bajo la administración del también militante del Socialismo del Siglo XXI Rafael Correa, y no en las manos de un presidente que cree que Venezuela y Portugal quedan en un mismo continente. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s