Tenemos que hablar

Por:  Juan Pablo López

Tú no sabes nada de nada, Annie. Me encomiendas a la desdicha, no sabes cuánto. Recuerda aquella vez en que, como cualquier par de adolescentes estúpidos cegados por la melosería y el descubrimiento del primer cuerpo ajeno, pactamos casarnos algún día. Pues te digo que desde hace un buen tiempo, me he desencantado de esos idealismos, pero debo admitir que, siendo yo un enamorado fundamentalista de la república, te has convertido para mí en un estado fallido.

Aunque no lo parezca, soy un hombre muy sensato. Solo quería equilibrio, que entregáramos lo mismo, pero ahí estás tú, ¡cobarde! Resguardada siempre, sin dar un paso en falso, ennegreciendo esa roca que tienes de corazón. Siento que he estado haciendo un esfuerzo, y en mi concepción romántica del amor, los ahíncos en materias amatorias no tienen que suceder. El deseo y la pasión deben ser de los sentimientos más naturales e inocentes; para nada forzados.

De hecho, te culpo a ti, Annie, por hacer que mis ojos y extremidades se estén inclinando a palpar otros cuerpos diferentes al tuyo, y todo porque eres un témpano. Bueno, la verdad es que siempre fuiste muy fría, incluso más de lo que estás ahora. Reconozco que no tengo la certeza de saber si fuiste una puta o no. No sé si tu posición favorita era a mis espaldas, o si andabas conmigo solo porque gozaba de una solvencia económica considerable. Aún así, sin haberme hecho un daño directo, fui acumulando un rencor y odio por ti; similar, creo yo, a lo que sentía cualquier miembro del Tercer Reich por Roosvelt, Churchill o Stalin.

Reitero que eres la responsable de mis amarguras, Annie. Eres la causante de mis tristezas, de mis nostalgias, de mis añoranzas, de mis agresividades mentales, de mis existencialismos… Incluso de mis utópicas felicidades que ahora veo efímeras en un pasado nublado, gracias a este presente frígido que me das, y ahora me obligas a hacerlo recíproco.

Decía que teníamos que hablar, Annie. Convengo que me he quitado unos barrotes enormes que tu silueta menuda y maleable puso en mis hombros. Bien podría realizar una adaptación de Milán Kundera diciendo que la levedad de tu cuerpo no tardó mucho en revelar su insoportable peso, pero me equivoqué hace unos momentos, ya ni la dignidad de un símil mereces.

Dispénsame Annie, y te ruego me eximas de cualquier culpa porque bien sabemos quién la tiene aquí, pero debo seguir con mi vida. Por ahora tú, sigue ahí tendida, parca. Es que de verdad tan gélida eres Annie, que has logrado extrapolar tu conducta rígida y glaciar, hasta el más ínfimo centímetro de tu cuerpo.

 

Adios, Annie…

Anuncios

Donde ellos terminan, nosotros comenzamos

Recorrido por los tres grandes puertos del Valle de Aburrá

José Rujano coronando el Escobero.

Artículo publicado para el periódico Contexto de la UPB (2013).

 

Por: Juan Pablo López 

 La geografía escarpada que encierra al valle franqueado por el río Medellín hace que el término ‘romper piernas’ cobre una acepción hermosa. El Alto de Las Palmas, la Loma del Escobero y el Alto de Santa Elena son los puertos responsables de haber consagrado actuaciones de ciclistas del talante de Lucho Herrera; pero más importante aún, son las montañas las garantes de forjar las piernas de jóvenes que aspiran a convertirse en escarabajos foráneos en el viejo continente, como de hecho, ahora lo son con éxito Sergio Luís Henao, Carlos Betancur, Nairo Quintana y Rigoberto Urán.

 Estos ascensos que, para ser coherentes, están a la altura de los grandes puertos europeos, son como una especie de edén ciclístico. La topografía y eterna sensación climática primaveral de Medellín hacen que sea el sitio ideal para que los amantes de la bicicleta, tanto profesionales como ciclo turistas, salgan a devorarse los kilómetros cuesta arriba de las tres cumbres bestiales del Valle de Aburrá.

                                                                    ***

Doce del medio día. Un calor abrumador catalizaba la sensación térmica del asfalto en el kilometro 9 del ascenso a Las Palmas por la variante de El Tesoro, en la edición 57 de la Vuelta a Colombia (2007). Fue justo a esa altura donde Mauricio Ortega decidió atacar y amenazar la camisa del líder, la camisa que en ese momento portaba “el Santi” Botero (que entre otras cosas, lo estaban atacando en su propia casa, en su lugar de entrenamiento). “Santiago, un mes antes de la Vuelta a Colombia, me dijo que hablara con (Sergio) Fajardo para que quitara la llegada en Las Palmas. Él le tenía mucho agüero a esa subida y el día anterior ni durmió. Tuve miedo de que ese día perdiéramos la Vuelta”, apunta el técnico más ganador en la historia del ciclismo Colombiano: Raúl Meza. Sigue leyendo

¿Quién quiere ser DJ?

Por: Juan David Restrepo

Atrás quedaron las épocas de la inteligencia, de la intelectualidad. No se preocupe, usted joven que no sabe qué hacer con su vida, el camino seguro hacía un futuro lleno de incertidumbre, y muy probablemente, turnos de taxista de noche, está a la vuelta de la esquina, no es sino que le diga ahora mismo a sus padres que lo suyo no es la academia, dígales que lo suyo es la música, el arte, o esa imagen de Tumblr de un Dj que usted no conoce pero que igualmente le llamó mucho la atención esa vez que la vio. Está usted de suerte, joven fácilmente influenciable, hoy en día ser Dj es uno de los hobbies más fáciles que usted puede desarrollar, no es sino que le pare bolas a esta pequeña crónica y se lo juro que con práctica puede alcanzar a lograr sus sueños de tener mucha plata, reconocimiento y esa vieja que ni lo acepta en Facebook.

La primera parte es la más difícil, pero no se preocupe, si usted de entrada es ignorante, para nada difícil le quedará dejar a un lado esa vida que todo el resto de su familia hubiese deseado para usted. Convénzase de que tiene un verdadero don para la música, acuérdese de que usted cuando estaba chiquito bailaba joyas musicales y que más grande su mamá, atrasada en el mundo tecnológico, le dijo que a usted le iría bien en una carrera donde hubiese que trabajar con un computador. Si por pura casualidad ya estudia diseño, no se estrese, al menos cuando el tiempo llegue, podrá usted mismo diseñar una imagen que nadie, excepto usted y su grupo de amigos, entenderá.

Si tiene amigos normales, comience a meterles el cuento de que la música electrónica es mejor que los demás géneros por su arte, su forma, y su personalidad, que porque usted baila como le da la gana mijo, y eso es mera chimba. Al mismo tiempo, comience a hacerse amigo de personas que ya conozca en el gremio en el que usted quiere hacer parte. No hay forma fácil de decirlo, pero deje a un lado su orgullo, el respeto que usted tiene por sí mismo, y venda sus ideales al comprador más barato, porque seamos realistas, los que ya están posicionados no le prestarán atención a un don nadie con un “sueño” y un “talento”. Si tiene algún verdadero talento, como diseñar, dibujar, utilícelo solo como puente para poder tener si quiera la oportunidad de tocar como primero en una fiesta que se llena cuando está tocando el último; no se preocupe, el público no le prestará atención a usted de todas formas, pero eso es arroz de otro costal.

Debe, querido joven frustrado, falsificar una postura que hasta usted mismo sabrá que es totalmente aparente. Empiece por agregar a la gente que “sabe de música”, llénese de contenido, péguese de las canciones que publican y si tiene la oportunidad, haga un poco de investigación cliqueando en los links recomendados que aparecen en la parte derecha de Youtube, si le da miedo experimentar con nuevos sonidos, ya que usted no sabe nada, busque más temas del mismo productor y comience a llenar su repertorio de música socialmente aceptable pero personalmente desagradable, hasta el punto en el que ya haya escuchado tanta basura que termine por gustarle. Su música será descargada digitalmente, pero dígale a todo el que conoce que la verdadera esencia está en los vinilos y que, cuando el tiempo llegue, usted será un Dj varguandista que dejará a un lado lo digital, no se preocupe si no le creen, igual al único que le está mintiendo es a usted mismo.

Hay tres posturas entre las cuales usted puede escoger para desarrollar su vida musical aquí en la ciudad: la primera consiste en ser un vanguardista intolerable, de esos que se radicaliza tanto en el antaño que termina por hacer de su vida una eterna crítica hacía la evolución digital, pero sea prudente, recuerde que todos sabemos que está escribiendo desde el Macbook pro donde tiene toda su música. La segunda, la postura contemporánea, es aquella en la que se mueve una gran parte del gremio, y está consiste en adorar el antaño y criticar el digital mientras se desenvuelve en este mismo; utilizar el 12 pulgadas que viene en la caja del Audio 6 o del Audio 10 no es rendirle culto a los tiempos de antes. La tercer y última postura es la más rara de todas, puesto que está es la importaculista, donde usted hace lo suyo sin importarle el qué hacen los demás, y así es feliz; es la más rara porque aquí en Medellín solo se es buen Dj si usted es lo suficientemente considerado como para estar pendiente de lo que están haciendo los demás para que, cuando se presente el momento, usted esté ahí para criticar, señalar y reírse.

Sigue leyendo

50 sombras colombianas

Por: Juan Pablo López

La presente es una queja y llamado de atención al pueblo sexualmente activo de Colombia. Esta vez me dirijo a ustedes, minorías. Menos mal ya pasó un buen tiempo de aquella modita pseudo sexual de Fifty Shades of Grey, libro maligno escrito por la señora E. L. James a la cual le tocó abreviar su nombre porque traduciéndolo al español, vendría siendo algo así como: Erika Leonarda James. Totalmente entendible.

Y es que aparte de su desafortunado nombre, a la mujer en la literatura normalmente la subestiman, pero hay que ver la foto de esta señora para levantarse de la silla y aplaudir su capacidad fabuladora. Es que no se explica cómo carajos la repuestica mujer de 50 años pudo vivir, literalmente, cada una de las aventurillas aberradas entre la golosa de Anastasia Steel y el ahora príncipe azul de todas: Christian Gay, digo Grey.

Recuerdo cuando empecé a enterarme de la penetración (para ser coherentes con la crítica al texto) de esta novela erótica, fue por Instagram, lugar en donde los que se creen lectores ilustrados le toman foto con filtro a cuanto libro se encuentran por ahí. Los comentarios de las niñas promediaban el: “Ay, estoy enviciada, no puedo parar de leer, ya voy en el tercero” o “¡Quiero un Christian Grey para mi solita ya!”. A ver niñas en serio, ¿De verdad viven tan arrechas?

Aún me sigo haciendo esa pregunta, porque a la fecha, todavía veo a mujeres en la universidad con su biblia sexual bajo el brazo; definitivamente la nueva Cosmopolitan se llama 50 Sombras de Grey. No perdonan ascensor, no importa si la clase es de teología para devorarse el libro completo en la misma y de seguro que también prolongan adrede su entradita a mear para poder llegar al clímax de cada enredo de cuerpos entre la señorita Steele y el obseso del control. Fue entonces cuando abrumado, y acosado por mi condición de ‘intento de periodista’, entendí que era imperativo leerlo, y Dios… en qué me había metido.

Debo aceptarlo. También sucumbí ante este texto pérfido consumiéndolo como a ninguno otro. Me hacía sentir sucio, en algunos momentos de la lectura, y sin previo aviso, se me izaba la bandera tan alto a como llega en cualquier acto protocolario. Pero afortunadamente pude salir de ese embrujo para llegar a una hipótesis, que por las investigaciones que he adelantado, está apunto de convertirse en tesis, pero en aras de generar debate la transformaré en un interrogante; y es el siguiente: ¿Así de mal folladas están las mujeres en Colombia?

Yo la verdad no entiendo, semejante obsesión solo podría radicar en que jamás han podido ir más allá de un misionero, en que nunca les han pegado duro en el culo mientras se los hacen, y ni mucho menos les han susurrado ‘Putita’ al oído para que justo después del coito les digan que las van amar como a nadie en el mundo. Pero lo que más me indigna a mí, es que después de haber leído la trilogía de las 50 sombras siguen igual de mojigatas. Va uno a darles cariñito y ni un besito negro se dejan dar. Nada. Ni una variación degenerada que solo podría fomentar esos lazos de amor entre la pareja.

Ustedes mujeres idealistas, viven siempre de imaginarios colectivos utópicos. Si sus versiones muiscas de Christian Grey no las están accediendo carnalmente de manera idónea y pertinente, pues sean ustedes las de la iniciativa aberrada. Tengan la plena certeza que así sus hombres responderán en consecuencia con su maldita novela erótica. Ahora, si después de eso no reciben réplica satisfactoria de su macho, preocúpense porque seguramente les están poniendo los cachos, ¡Con otro! Y por favor: no se les ocurra convertir la sorpresa en la peor experiencia con juguetes tipo ‘strap-on’, por lo menos respeten los límites infranqueables de cualquier ser humano con falo.

Y bueno, me resisto a creer, mujeres colombianas, que lo que en verdad les atrae de Christian Grey es su abultada fortuna. Yo sé que ustedes no son interesadas, no.

Twitter: @iHedonismo

‘Chofereando’ un país

Por: Juan Pablo López

¿Pueden las declaraciones desafortunadas de un presidente afectar la imagen de todo un país y de incluso el continente? ¿Puede un hombre sin academia o episteme efectiva empírica manejar una nación? Los hechos en el actual gobierno venezolano revelan que no, y dejan a más de uno con ganas de ver cómo es que la fórmula cristiana – socialista se las arreglará para acabar con las problemáticas sociales, políticas y económicas que tiene Venezuela, ahora en manos de Nicolás (in)Maduro Moros en conjugación con el neo movimiento de izquierda que hizo famoso y enalteció el difunto demagogo y opositor del imperio: “Mico-Mandante Chávez”.

Hugo Rafael supuestamente murió el pasado 5 de marzo de 2013 por complicaciones en quién sabe qué órgano porque la opinión pública siempre estuvo más desinformada que informada al respecto por las constantes imprecisiones adrede de nuestro personajillo célebre del día de hoy. Antes de morir dejó dicho al pueblo venezolano que como heredero al trono chavista debía ser elegido Nicolás Maduro, el “hijo de Chávez”, quien no perdió tiempo para acelerar las elecciones a sabiendas (digo yo) de que más tiempo en campaña y sus estupideces le hubiesen hecho perder la dormida en el Palacio de Miraflores por los próximos años.

No hace falta escribir en el motor de búsqueda más potente “Nicolás Maduro” para que arroje resultados del tipo de “Sabemos que nuestro comandante está frente a Cristo. Alguna cosa influyó para que se convoque a un papa sudamericano, alguna mano nueva llegó y Cristo dijo: ‘llegó la hora de América del Sur’. Así nos parece”, o qué tal una igualitaria como esta “Si yo fuera homosexual, lo asumiría con orgullo a los cuatro vientos, y amaría a quien me tocara amar con el corazón, sin problemas”. Claro que uno puede ahondar más en la búsqueda y encontrar resultados más relevantes o serios, pero el hecho es que esos son y de seguro seguirán siendo los asuntos que acapararán la atención del mundo entero. Y mientras el ex judío dice cuanta desfachatez se lo ocurre, yo me pregunto ¿Qué pasa con la política interna de fondo? ¿Dónde está el análisis en profundidad, para una salvación de la futura crisis económica que se le viene a los ‘chamos’? ¿Qué países seguirán recibiendo dividendos de los “petrodólares” del gobierno del extinto comandante-presidente? ¿Cambiarán las relaciones de lagartería eufemizada en diplomacia con América Latina o los países que comparten su ideología socialista, antiimperialista y de integración?

Lastimosamente este texto deja más interrogantes que dudas resueltas. Quisiera yo dar respuestas pero parece que así seguirá siendo la política y comunicación en el país vecino, hermética, especulativa. Son entonces muchas preguntas a las cuales no se les dará respuesta, al menos no a través de los medios que en su gran mayoría, prefieren estar detrás de la próxima embarrada del ‘chofer’ que de lo realmente trascendente. Y es que de alguna forma se entiende y se les ‘perdona’. Sería imposible aguantarse titular en primera página declaraciones de semejante talante: “De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba. Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue. Yo sentí el espíritu de él, dándonos la bendición y diciéndonos que hoy arranca la batalla”. Es preocupante como la opinión pública y prensa internacional están relegando los temas importantes, creando implícitamente una especie de amnesia colectiva en el público que no está siendo consciente de los problemas que se le vienen río abajo del Orinoco y que incluso pueden afectar seriamente a otros países latinoamericanos. Aunque no es una constante, en la web también se pueden encontrar buenos análisis, como el que se publicó hace algunos meses en la versión virtual del diario español El País, escrito por el ex – presidente de Bolivia, historiador y periodista, Carlos D. Mesa Gisbert, donde pone en contexto la situación de Venezuela y augura un posible escenario post-Chávez no muy alentador. Sin embargo, el marisma de artículos entre noticias, opinión y análisis sin bases, información, ni argumentos objetivos es abismal; hecho que habla mal de la prensa, pero que de alguna forma se comprende por la coherencia de la actual administración venezolana que si a la fecha ha visto la mano amiga de Raúl mimetizando a Fidel, pues ha sido para mal.

Las percepciones en general están tan divididas como el mismo País. Opiniones totalmente politizadas y polarizadas, que en teoría no están mal, pero que no permiten vislumbrar el panorama actual y real, a tal punto que quizá un extranjero que no esté al tanto de la situación venezolana, podría llegar a confundirse considerablemente. ¿Dónde queda la confianza de inversionistas que quizá quieren apostarle a Venezuela cuando se encuentran con lo que hay en la prensa actualmente Siento que Venezuela está perdiendo por todos los flancos? Pareciera que tanto el que decide involucrarse como el que lo deja de hacer con el país vecino, también pierde con cara o con sello. Situación que me lleva a pensar e imaginarme los lamentos internos y la hipocresía que les toca fingir a otros mandatarios cuando se reúnen con el ex – bajista de la banda ‘Enigma’ (Sí, también desarrollaba la labor más subvalorada en una banda de rock). Sigue leyendo

Fumata blaugrana

Por: Juan Pablo López

Estaba un poco impaciente. Había perdido todo el sentido de la concentración viendo “Un perro andaluz” en el salón 507 del bloque #7 (clase de imagen). Pasaban de largo las 2 y 30 de la tarde, la señal del smartphone que no entraba ni con antena satelital y ese detalle solo me desesperó un poco más hasta que de ipso facto escuché un grito de euforia colectiva que venía desde el “Comfama” de la Universidad Pontificia Bolivariana. Sentí tristeza.

La razón del grito desmedido había sido el gol “Messianico” del rosarino al minuto 4’ del partido, pero ese detalle no fue precisamente lo que me causó congoja. En realidad el motivo de mi desasosiego era por el hecho de que festejaron con jolgorio un gol que no les pertenece.

Si decía que estaba impaciente era porque quería disfrutar un buen partido, quería ver fútbol en su expresión superlativa. Quizá había elegido un bando pero fue por un principio nacionalista; yo sí quería ver al “Negro” Zapata salir triunfante del Camp Nou. Pero volvamos al tema central. Pasaron 15’ minutos y por fin me liberaron de esa tortura que habían creado mis ansias en el aula.  Salí en ese paso intermedio entre caminar y trotar, presioné el contaminado botón del ascensor y cuando se abrió, se catalizó mi desconsuelo por cuestiones de marketing: Dos de los tres hombres que militaban el ascensor en ese momento, portaban la casaca del Barcelona, o del “Barça”, como seguro le deben decir ellos.

Salí corriendo del elevador como cual niña preocupada porque la van a ultrajar. Me ubiqué maltrecho en una silla y ya veía cómo el muchacho de Padilla, Cauca contenía los esfuerzos del ataque catalán, pero pronto llegó otra pincelada de la versión no mundialista de Messí, es decir, la iluminada, y concretó el segundo. Se desató en mí un odio incontrolable al ver el júbilo malgastado de tantos vende patrias que ni se enteran cuando Colombia gana algo importante en cualquier otro deporte.

En el entre tiempo todo volvió a la normalidad, como debió ser siempre. Calma, e “intelectualidad” por 15’ minutos, pero de nuevo se fueron a la mierda cuando a los 9’ minutos del complemento a David Villa le dio por sacar un zurdazo endemoniado al palo derecho del calvo Abbiati. Otra vez la emoción injustificable, y todo pintaba para goleada y remontada memorable. Quise distenderme un poco mirando lo que se decía en las redes sociales pero eso solo agravó la situación. Ahí es donde los aduladores sin argumentos pululan por doquier, todos volvieron a ser hinchas del Barcelona inexplicablemente e incluso el oportunista diario Olé, aprovechó para adelantar su portada del día siguiente en dónde titulaban con “sensación” una cita de Messi indagando: “¿Quién dijo que estoy triste?”.

Dominio total del Barcelona, un total de 696 pases de los cuales 610 fueron con éxito, adjudicándose un 88% de efectividad, tesis del cuarto tanto al minuto 91’ de un hombre de La Masía, Jordi Alba. Y de nuevo el explayamiento de los empalagosos hacía presencia, haciéndome sentir que hoy no había perdido el Milán, sino la patria. Me fui un poquito indignado y afligido a clase (30’ minutos tarde), pero las estadísticas y la fina coquetería futbolística me hicieron concluir que también es, y fue justo decir, que en el Vaticano se equivocaron al echar al aire la fumata negra; hoy martes 12 de marzo del 2013, la fumata, sin duda alguna, fue blaugrana.

Papá, si no vamos al Mundial, mejor ¡ni vengás!


Por: Juan Pablo López 

Una resaca del día anterior, el chamanístico cambio del clima Bogotano, o peligrosas y extensas pláticas con el comité ejecutivo del fútbol colombiano, hicieron que Pékerman llegara con voz maltrecha a su presentación oficial como DT del seleccionado patrio; sin embargo, su lexia fue sanando a medida que contestó sigilosamente cada pregunta redundante realizada por el periodismo deportivo arcaico, acaudillando así toda la conferencia de prensa realizada en el Hotel Cosmos 100.

Emocionado y con una sonrisa digna de red carpet ‟hollywoodesca“, recibió una camisa simbólica que llevaba su apellido a manos del magnánimo Luis Bedoya, que entre otras cosas, no desaprovechó la oportunidad para jactarse en el buen obrar de los directivos y sus decisiones siempre sabias que sólo tienen un propósito: engrosar las arcas de júbilo del pueblo colombiano; y cabe aclarar que nunca, pero nunca jamás, se podrá decir que para su propio beneficio. Eso no.

Algunas personas –ojo, yo no- se preocupan, y más que todo condenan a Pékerman por dos situaciones pretéritas: haber sentado a Lionel Messi en cuartos contra Alemania en el Mundial del 2006 y haber sido jugador del Deportivo Independiente Medellín en los años 70′s. Pues la verdad, son argumentos demagógicos, pero que sin duda alguna están llenos del resentimiento cafetero característico. Por ahora, todos pueden seguir aplaudiendo la aparente lucidez de José Néstor, su afinidad revelada con el Bolillo y que se respetará un ″proceso”. ¿hasta cuándo? Eso sólo lo sabe el todo poderoso: Álvaro González Alzate. Y quién más creyeron que podía ser… ¿Jesucristo? Sigue leyendo