¿Cómo terminar una relación?

Por: Juan Pablo López

Yo no sé ustedes, pero yo siempre termino mis relaciones (cuando me las invento en mi imaginación) pidiendo una breve asesoría a “Yahoo Respuestas”. Alguna vez le pregunté inquietante a este magnífico foro ¿cómo terminar una relación? y al término de la distancia alguien me respondió con una brillante orto-grafía lo siguiente:

“censillamente te lo dire…….empieza asiii….pon atencion…..!!!!!!
bueno he tenido muchas ganas de hablar contigooo y la verdad no se como decirtelo me siento apenada pero la verdad y cinseramente siento ke nuestra relacion no va para mas y creo ke tu y yo no congeniamos, al parecer esto ya se rompio y no creas ke ire con otro tipo pero kiero estar solaaaaaaaaaaaa (o solo si eres hombre..) ( no seas imprudente si no lo kieres lastimar) y pues siento ke todo ha sido muy monotono y siempre es lo mismo, lo siento no t lo tomes a mal pero ya aki dejemoslo por la paz y cada kien por su caminooooo…… gracias por comprenderme y escucharme,,,,,”

Yo lo sé, yo lo sé. A mí también esa ortografía me llenó de confianza para copiar al pie de la letra toda la sugerencia y comunicársela a… ella. Pero como en la vida real, -es decir, la virtual- no aplican los conceptos “web” para esa mentira que es el mundo exterior, no me va muy bien dando la nefasta -sublime- noticia. Por eso decidí hacer una antología de frases inéditas, ojo, repito: inéditas, que seguro los ayudarán a acabar con esa relación que no los deja dormir -y no precisamente por la cantidad desmedida de sexo nocturno- y les quita la tranquilidad, a tan abrupto punto que creen estar mejor acompañados de la tangible soledad. Y digo tangible porque cuando se tocan ustedes mismos están palpando algo, ¿o no?

He aquí pues, mi lista inédita y jamás contemplada por la humanidad, de frases para acabar una relación con la sutileza que tiene Esperanza Gómez para decir “¡Ay Jueputa!”.

NOTA: Las frases están en una voz femenina y los comentarios en una voz resentida y muy machista, digo, masculina.

1.  Yo siento que esto no va para ningún lado. (Igual sólo quería ir a tu entrepierna, no me importa)

2. Mejor dejemos aquí. (¿Cómo que hasta aquí? es que para dónde íbamos, pendeja)

3. Realmente me gustas mucho, pero estoy confundida. (Seguramente la plata de él te tiene “confundida”)

4. No eres tú, soy yo. (Épica, dura, pero certera)

5. Necesito un tiempo para pensar bien las cosas. (¿Para pensar cómo te vas a comer con otros?) Sigue leyendo