Te escribo a ti, querido muchacho que quiere ser DJ

Por: Juan Pablo López

Te escribo impresionado, muchacho de la era del SYNC. Resulta que ahora todos quieren ser el próximo Richie Hawtin, Umek o Chris Liebing, y pocos el siguiente Levon Vincent, Jeff Mills, Dixon o Burial; una lástima. En vista de la gran catalización digital que ahora le abre las puertas a muchos, he resuelto darte unos consejos para que tu ascenso al estrellato se haga más rápido de lo que tú te demoras en sacar o meter un tema sin tacto alguno pero sí con absoluta brutalidad. He pues aquí, una lista que será tu biblia, tu manual a seguir en esta vida de DJ que apremiará tus éxitos como ‘artista’.

1. Es vital que abras cuenta en cuanta red social encuentres. Ruega con mensajes a tu comunidad para que te sigan: ‘Join Me’, ‘Follow me’ pueden funcionar perfectamente ya que el esnobismo de hablar en lenguas foráneas es totalmente permitido y por penetración, quizá sea lo mejor. No pierdas tiempo esmerándote en que te busquen con verdaderos méritos, como increíbles sesiones o tracks futurísticos y diferentes a cualquier cosa normal al tech house genérico lleno de loops comprados que seguro tú haces.

2. Recuerda compartir absolutamente todo en tus redes, pero ojo, solo cosas tuyas, ni se te ocurra que sea algo de otros. Déjales saber a todos lo narcisista que eres; comentarios como “Still Hot’ deben primar en tus post sin importar que el enlace al que diriges es de ya hace varios años.

3. Los charts son muy importantes. Procura en ellos incluir tracks que ni si quiera conozcas, de artistas viejos o temas de corte experimental para que no crean que solo pinchas el top ten de tech house de Beatport.

4. Un cursito de inglés online: Una vez comiences a tener cierto éxito etéreo, es imperativo que tus post sean en inglés, entonces no hagas el oso inventando pretenciosamente que dominas el idioma gringo con incoherencias gramaticales que te arroja el traductor de Google.

5. Se reiterativo con el ‘TIME’, es decir, ese cliché que se hizo popular a nivel mundial con cualquier acción que realices la debes documentar con una foto y subirla de inmediato. Muchos de tus genios ‘colegas’ generan pena ajena con cosas inverosímiles del talante de ‘producing time’, ‘mezclanding time’, ‘record time’… en fin, todos son unos capos.

6. Tienes que ser un muchacho regalado. Jamás cobres por ningún toque, de esta manera, los pseudopromotores verán en ti al mejor DJ de la ciudad y de ahí en adelante, tocarás en cuanto antro y bar de medio pelo con una masiva asistencia de 5 personas (sin contar a tus tías), pero eso sí, pincharás cada fin de semana.

7. Si eres mujer, o pretendes serlo, estás hecho. Nadie crece más rápido en el mundo de los ‘deejays’ como los seres humanos con vagina. En realidad es muy sencillo, aquí tu cuerpo es el que se va a vender, no tu música. Vístete como una maldita suripanta, así el público estará bien pendiente de tus dos ‘platos’. 1574537 fotos después, y ya estarás tocando hasta en tiendas de centros comerciales con gran reputación (San Andresito y así…).

6. Finge que eres un wax lover, un purista. No importa si nunca has tocado un vinilo en tu vida, la cuestión es aparentar.

8. Cuando estés promoviendo tus nuevos tracks, jamás, óigase bien, ¡Jamás! se te olvide poner que tu promo recibió support de ‘Richie Hawtin and many others’.

10. Si tienes facultades destacables y un oído claramente más refinado, sé un pedante, un obstinado. Júntate con amiguitos que comparten tus gustos y egocentrismo. Crea un colectivo, y júrate el más alternativo. Mira a todos por encima del hombro, cree que no hay nadie mejor que tú. Habla muy mal y gózate a espaldas de tus colegas en vez de estar por ahí siendo buen referente para otras personas del medio en pro del desarrollo musical de la ciudad.

Ah y se me olvidaba lo más importante: no te olvides de conectar las unidades al mixer, lo último que queremos es que el mundo sepa lo fake que sos.

@_Hedonista_

Anuncios

¿Quién quiere ser DJ?

Por: Juan David Restrepo

Atrás quedaron las épocas de la inteligencia, de la intelectualidad. No se preocupe, usted joven que no sabe qué hacer con su vida, el camino seguro hacía un futuro lleno de incertidumbre, y muy probablemente, turnos de taxista de noche, está a la vuelta de la esquina, no es sino que le diga ahora mismo a sus padres que lo suyo no es la academia, dígales que lo suyo es la música, el arte, o esa imagen de Tumblr de un Dj que usted no conoce pero que igualmente le llamó mucho la atención esa vez que la vio. Está usted de suerte, joven fácilmente influenciable, hoy en día ser Dj es uno de los hobbies más fáciles que usted puede desarrollar, no es sino que le pare bolas a esta pequeña crónica y se lo juro que con práctica puede alcanzar a lograr sus sueños de tener mucha plata, reconocimiento y esa vieja que ni lo acepta en Facebook.

La primera parte es la más difícil, pero no se preocupe, si usted de entrada es ignorante, para nada difícil le quedará dejar a un lado esa vida que todo el resto de su familia hubiese deseado para usted. Convénzase de que tiene un verdadero don para la música, acuérdese de que usted cuando estaba chiquito bailaba joyas musicales y que más grande su mamá, atrasada en el mundo tecnológico, le dijo que a usted le iría bien en una carrera donde hubiese que trabajar con un computador. Si por pura casualidad ya estudia diseño, no se estrese, al menos cuando el tiempo llegue, podrá usted mismo diseñar una imagen que nadie, excepto usted y su grupo de amigos, entenderá.

Si tiene amigos normales, comience a meterles el cuento de que la música electrónica es mejor que los demás géneros por su arte, su forma, y su personalidad, que porque usted baila como le da la gana mijo, y eso es mera chimba. Al mismo tiempo, comience a hacerse amigo de personas que ya conozca en el gremio en el que usted quiere hacer parte. No hay forma fácil de decirlo, pero deje a un lado su orgullo, el respeto que usted tiene por sí mismo, y venda sus ideales al comprador más barato, porque seamos realistas, los que ya están posicionados no le prestarán atención a un don nadie con un “sueño” y un “talento”. Si tiene algún verdadero talento, como diseñar, dibujar, utilícelo solo como puente para poder tener si quiera la oportunidad de tocar como primero en una fiesta que se llena cuando está tocando el último; no se preocupe, el público no le prestará atención a usted de todas formas, pero eso es arroz de otro costal.

Debe, querido joven frustrado, falsificar una postura que hasta usted mismo sabrá que es totalmente aparente. Empiece por agregar a la gente que “sabe de música”, llénese de contenido, péguese de las canciones que publican y si tiene la oportunidad, haga un poco de investigación cliqueando en los links recomendados que aparecen en la parte derecha de Youtube, si le da miedo experimentar con nuevos sonidos, ya que usted no sabe nada, busque más temas del mismo productor y comience a llenar su repertorio de música socialmente aceptable pero personalmente desagradable, hasta el punto en el que ya haya escuchado tanta basura que termine por gustarle. Su música será descargada digitalmente, pero dígale a todo el que conoce que la verdadera esencia está en los vinilos y que, cuando el tiempo llegue, usted será un Dj varguandista que dejará a un lado lo digital, no se preocupe si no le creen, igual al único que le está mintiendo es a usted mismo.

Hay tres posturas entre las cuales usted puede escoger para desarrollar su vida musical aquí en la ciudad: la primera consiste en ser un vanguardista intolerable, de esos que se radicaliza tanto en el antaño que termina por hacer de su vida una eterna crítica hacía la evolución digital, pero sea prudente, recuerde que todos sabemos que está escribiendo desde el Macbook pro donde tiene toda su música. La segunda, la postura contemporánea, es aquella en la que se mueve una gran parte del gremio, y está consiste en adorar el antaño y criticar el digital mientras se desenvuelve en este mismo; utilizar el 12 pulgadas que viene en la caja del Audio 6 o del Audio 10 no es rendirle culto a los tiempos de antes. La tercer y última postura es la más rara de todas, puesto que está es la importaculista, donde usted hace lo suyo sin importarle el qué hacen los demás, y así es feliz; es la más rara porque aquí en Medellín solo se es buen Dj si usted es lo suficientemente considerado como para estar pendiente de lo que están haciendo los demás para que, cuando se presente el momento, usted esté ahí para criticar, señalar y reírse.

Sigue leyendo