El escritor en pausa

Foto por: Mauricio Atencia

Entrevista publicada en la edición #42 del Periódico Contexto

Entrevista a Héctor Abad Faciolince realizada en marzo de 2014. Por: Juan Pablo López / @_Hedonista_

 Entro a la oficina de Héctor Abad que es más bien un cubículo de cinco metros de ancho por tres de largo. Me recibe Luz Dary Galeano, su secretaria, y me dice que el señor Héctor está como “atrasadito”, que lo espere un momento. 15 minutos después de silencios, entra con paso apresurado el escritor que detesta hablar de su propia obra. Saluda con mayor ligereza e ingresa a la parte de su despacho en donde ya lo esperaba otra persona. Hablan aproximadamente 10 minutos. Intento con ahínco escuchar de qué departen a través de las paredes, pero solo concluyo que aquel hombre le estaba haciendo algún tipo de propuesta. Sale con un semblante indescifrable y de inmediato la señora Galeano me hace pasar. Apenas atravieso la puerta, su mirada, que entre afable pero exigente se camufla, me embiste haciendo tambalear mi pose de seguridad.

¿Usted siente que le falta mucho por leer?

Afortunadamente sí. No solamente de libros que ya se escribieron, sino de libros que se van a escribir… Yo sé que se van a producir muchísimas maravillas, en literatura, en ciencias…

¿Qué es lo esperanzador? ¿No coincide con ese imaginario colectivo que hay en el arte, en donde se piensa que ya todo está hecho?

No, para nada, no tenemos ni idea. No sabemos qué nos depara el futuro. Van a haber cosas nuevas y absolutamente extraordinarias que a nosotros no se nos habían ocurrido y nos van a llevar a pensar “cómo es que no habíamos pensado esto”. Lo esperanzador es que nunca en la historia del mundo había tanta gente produciendo libros, produciendo conocimiento.

¿Un libro puede influir terriblemente en la vida de alguien?

Sí. Un libro es una conversación con otra persona. Es una plática muy detallada y precisa sobre otros temas con otro ser que sabe sobre esos temas. Así como hay personas que influyen sobre nuestras vidas y decisiones más íntimas e importantes, un libro también puede llegar a ser un accidente tan importante como el de perder una pierna. Definitivamente un libro lo puede llevar a uno a tomar decisiones drásticas en la vida, tanto que la pueden cambiar por completo.

¿Qué textos le sugeriría como imperativos a estudiantes de periodismo antes de graduarse?

[Silencio prolongado] A mí no me gustan los imperativos, pero sí me parece imperativo que los estudiantes de periodismo aprendan inglés y lean los grandes reportajes del latín de nuestros días. Los textos del New Yorker, del Washington Post, del New York Times, del The Guardian… Y no para escribir en inglés, sino para saber qué se hace en el latín de ahora.

¿En el 2013, narró una novela a través de trinos, ¿ha soñado con una forma multimedial distinta, innovadora e interactiva para presentar literatura?

Yo creo que allí hay unas posibilidades nuevas que yo no fui capaz de explorar hasta el fondo. No me gusta quedarme atrás, ni envejecerme con las herramientas tradicionales que aprendí. Mi mamá ha sido siempre un ejemplo para mantener la mente activa, esa mente que se maravilla con las invenciones de cada década. Hay que conservar una mente juvenil para estudiar las nuevas herramientas y así adaptar su arte a ellas. Yo intenté hacerlo en Twitter con el arte en el que me he especializado, que es la narración y la literatura y no me funcionó… Fue un fracaso, pero lo intenté y no estoy arrepentido.

¿El abrumador flujo digital, y el afán por la inmediatez de los medios está matando al periodismo duro de investigación?

Pues no, al revés. Los medios ya no pueden competir con el entorno digital, se tienen que dar por vencidos. La noticia o primicia la va dar Twitter antes que la radio, la televisión o el periódico. Es por ello que los medios tienen que tratar de fortalecerse en otras cosas, precisamente más en la investigación, en el reportaje en profundidad, en revelar lo que lo inmediato no puede revelar. Entonces los medios de comunicación sensatos que se dan cuenta cómo está funcionando el mundo, le tienen que apuntar a la investigación.

¿Cómo considera que está el periodismo en Colombia, a la luz de los avances y las tendencias tecnológicas, pero también a la luz del negocio mismo de los medios como entretenimiento y de la noticia como parte de la industria?

Colombia es un país grande. No es el país pobre que nos enseñaron de niños, así la plata esté muy mal repartida. Lo que se produce en Colombia es como Colombia, un país intermedio. Es la tercera economía de América Latina, se disputa el cuarto lugar con Argentina. Yo creo que la economía es un buen diagnóstico de lo que se produce en periodismo y cultura. Yo diría que el periodismo de Colombia es el tercero o cuarto de América Latina. Usted es columnista dominical, ¿ejercer la opinión lo hace a uno inmediatamente periodista?

Es el tipo de periodismo que yo más he venido ejerciendo, que tiene periodicidad. Para mí la columna es un género especial que se podría llamar un “ensayo breve” que se publica en la prensa. Es un género literario con antecedentes importantes en Colombia. García Márquez se formó escribiendo “La Jirafa” en Barranquilla. Así se llamaba su columna que salía dos o tres veces por semana y que a él le dio algo que también hay que tener, y es una mano entrenada para escribir rápidamente lo que a uno se le ocurra.

Sigue leyendo

Anuncios

Twitter no tiene la culpa

Artículo publicado para Socialgeek.com

Por: Juan Pablo López

Así es, Twitter no tiene la culpa si tu novio te dejó por otra, tampoco la tiene si tienes que estudiar mucho porque estás en finales y mucho menos si te estás comiendo un tarro entero de helado de chocolate. Se está volviendo muy común que los usuarios usen muy bien los 140 caracteres que permite la red social, pero ¿con qué tipo de contenidos?

Basura, eso es lo que el usuario promedio está trinando. Creen que Twitter es una versión 2.0 de Facebook en donde están actualizando su estado con una frecuencia espeluznante. Prácticamente están registrando y documentando cada paso, cada acción que realizan en su vida sin importar cuán irrelevante puede llegar a ser para sus followers (que no deben pasar de diez). Pero bueno, de igual manera cada quien es libre de tuitear lo que le venga en gana, pero en lo personal, no me soporto la intensidad de los “Club de fans” de  pseudo-artistas, los Trolls que tienen como principal y único argumento al insulto intrascendente, o los que critican sin una mención respectiva, cobardes.

Menos mal también existe el botón de unfollow. Cosas que ame yo en la vida y ese botón; es el que te ayuda a tener el nuevo gran placer digital en la vida, y es el de tener un TL (Time Line) despejado, carente de inaportancias, resentimientos sociales, o de un sinfín de filósofos wannabe, y por el contrario lleno de sextuiteras sabrosas (que de seguro son unos gordos con acné), un puñado de rigurosos periodistas y selectos tuitstars que no tienen ganas de hacer fama.

Pero los anteriores personajes, no son la totalidad de la problemática tuitera. Existe otro clan que debería ser exterminado de inmediato, y es el de los que se toman en serio Twitter, o por lo menos más de lo que deberían. No se puede explicar a los personajes que, por ejemplo, cuando  alguien tuitea algo como: “Yo en mi juventud me comía a la esposa del presidente” y que de inmediato estén respondiendo el tuit preguntando que si es verdad. Casos así se ven a diario, gente ingenua o en su defecto “buenas personas” hay por doquier, por eso en este país nos roban tanto; por la sobrepoblación de gente bien, y como el vivo vive del bobo… lo demás es historia.

Pero volviendo al tema que nos agobia el día de hoy, tampoco comprendo a los anormales que optan poner sus cuentas de Twitter privadas. Es que en serio… ¿en qué carajos están pensando? Lo que están haciendo es como, literalmente, comprarse un Lamborgini Aventador para dejarlo parqueado en un garaje oscuro, o como cuadrarse a Laura Acuña después de mucho esfuerzo, perseverancia y esperanza para después comérsela sin quitarle la ropa para no disfrutar del verdadero motín que hay debajo de esas prendas. Lo mismo pasa con estos personajillos que privatizan sus cuentas, no tiene sentido alguno, parecen hombres de Cro-Magnon. Seguro son de esos que se creen los seres más interesantes de este planeta y en realidad tienen poco y nada que ofrecer. Ahora, si lo hacen para que una novia o acosadora celosa no los stalkee, pues… mejor matarse antes que perder la “libertad digital”.

En conclusión, no descarguen toda su imbecilidad por Twitter, no hagan sentir pena ajena a todos sus seguidores como, por ejemplo, lo hace el ex presidente Alvaro Parami…, digo Alvaro Uribe Vélez en su cuenta, rebosado de impotencia y rabia. Pero está bien, si van a depositar su ira en Twitter, si van a contarnos que les está doliendo el dedo chiquito del pie, o si van a decirnos buenos días todos los días de esta vida, pues por lo menos háganlo de manera original, innoven, sean distintos y no nos aburran más con sus inoficiosos trinos; ni Twitter ni sus followers tienen la culpa.

Twitter: @iHedonismo

Premios Hedonistas (Lo mejor de Twitter)

Los primeros Premios Hedonistas galardonan los trinos más épicos y legendarios de los últimos meses, distribuidos en las siguientes categorías:

-Mejor Poetuit
-Mejor Sextuit
-Mejor Tuithedonista

Las votaciones son estrictas percepciones mentales de Juan Pablo López, y cabe resaltar que los premios cuentan con la vigilancia y respaldo de la firma PricewaterhouseCooperGothic, queriendo velar por la transparencia del evento.

Y sin más preámbulos, demos comienzo a esta fiesta mamerta que sólo busca un poco de placer.

Los nominados al Mejor Sextuit son:

“Vamos a coger tan duro que cuando terminemos hasta los vecinos van a encender un cigarrillo”. @massturbo

“Mamarás bajo la lluvia”. @azableh

“Cuando se ama con el corazón se entrega el culo sin pensarlo”. @hiletrado

Y el ganador es:

"Mamarás bajo la lluvia". @azableh

Los nominados al Mejor Poetuit son:

“Si me imagino una historia contigo justo antes de dormir, algo estás haciendo muy bien”. @DiegoJaimesB

“El doctor me acaba de leer los resultados de mi electrocardiograma. Dice que sigues allí”. @soloporjoder

“Redundante es ver tu boca y no sentir ganas de besarte”. @iHedonismo

Y el ganador es:

"El doctor me acaba de leer los resultados de mi electrocardiograma. Dice que sigues allí". @soloporjoder 

Los nominados al mejor y más importante premio de esta mañana/tarde/noche como  Mejor Tuithedonista son:

“¿Qué será lo que dan adelante, que todos los colombianos quieren salir para allá?” @Bocasdeceniza

“Odio a esa gente que en lugar de responder “bien” sí le cuentan a uno cómo están”. @JulianaAbaunza

“Esas noches en las que uno se equivodka”. @Pelucavieja

Y la ganadora es:

"Odio a esa gente que en lugar de responder "bien" sí le cuentan a uno cómo están" @JulianaAbaunza  

Felicitaciones y larga vida de placer para ella.

A manera de tributo, quise hacerle una mención especial a los siguientes tuits: Sigue leyendo